jueves, 11 de junio de 2015

¿Por Leopoldo o por Venezuela?

Autores:
José Alberto López Rafaschieri y Luis Alberto López Rafaschieri
www.morochos.org

Los venezolanos no tenemos jabón, carne, pollo, leche, azúcar, café, aceite, repuestos de carros, etc. Y si conseguimos alguno de estos productos, es a precios exorbitantes o después de largas colas. Un triste escenario que viene acompañado de una criminalidad espantosa que tiñe de luto a miles de nuestros hogares año tras año.

Además, a la vuelta de la esquina están unas elecciones parlamentarias, lo cual es una nueva oportunidad de exponer los vicios del sistema electoral psuvista, pero, por alguna razón, la gente del partido Voluntad Popular considera que éste es el momento de pelear por el derecho divino que tiene Leopoldo López a ser presidente, y de volcar toda la agenda opositora a montarle un culto a su figura.

La concentración por los presos políticos fue un éxito no porque la gente quería ver a Leopoldo, como lo quiere presentar ahora Voluntad Popular. Los ciudadanos salieron porque están calientes con la situación del país. En la oposición no terminamos de entender que hay que abandonar el personalismo de figuras particulares que simplemente no convocan a las mayorías.

Imaginemos el choque mental que siente el venezolano común cuando ve el país viniéndose abajo, pero Lilian hablando en Bruselas del tamaño de la virgen que le regalaron en no sabemos dónde, y dramatizando un semi-desnudo en una tarima. Muchos de estos personajes andan de gira por los principales destinos turísticos de Europa y Norteamérica "luchando" contra Maduro. La mitad de ese realero la gastaban en apoyar a los dirigentes parroquiales y comunitarios, en esa gente que de verdad trabaja de puro corazón por la causa, y tendríamos mil veces mejores resultados.

El chavismo siempre asumió el culto a la personalidad como estrategia para evitar hablar de realidades, del desastre económico, social, cultural y político que ha significado la autodenominada revolución bolivariana. Pareciera que varios líderes de la oposición no han entendido la trampa que es caer en este juego farandulero.

Basar el mensaje opositor en concentraciones por Leopoldo, lo que hizo la mujer de Leopoldo, Leopoldo tiene hambre, expresidentes vienen a defender a Leopoldo, Leopoldo pintó su autorretrato, Leopoldo esto, Leopoldo aquello, degenerará en el mismo fracaso que la campaña presidencial de este señor en 2012, su "entrega" en 2014 y su Constituyente en 2015. Se hace un discurso a la altura de lo que vive el país, o atenerse a las consecuencias.


Artículos relacionados:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Advertencia: Comentarios moderados. Si te expresas con groserías o insultos, tu comentario no será publicado.