miércoles, 14 de octubre de 2009

Medicina venezolana superior a la cubana en reconocimientos

Autores:
José Alberto López Rafaschieri y Luis Alberto López Rafaschieri
www.morochos.org

Bajo el gobierno de Chávez, es cada vez más intensa la sustitución de médicos venezolanos por galenos cubanos. Un reemplazo que se basa en la propaganda castrista que elogia al sistema de salud comunista, pero que no toma en cuenta el mayor reconocimiento internacional que posee la ciencia de la salud venezolana sobre la cubana.

Basta recordar que Cuba no tiene premios Nobel, mientras que un inmunólogo y genetista de Venezuela -Dr. Baruj Benacerraf- recibió el premio Nobel de Medicina en 1980. Igualmente, el Dr. Convit, también venezolano, desarrolló una vacuna eficaz contra la lepra que le mereció la medalla "Salud Para Todos" de la Organización Panamericana de la Salud, el premio Príncipe de Asturias, y ser nominado para el premio Nobel de medicina en 1988.

En otro punto, la capacidad de Cuba para producir medicamentos de calidad es puesta en duda por múltiples expertos internacionales como Enrique Soto, jefe de Virología Molecular del Instituto Nacional de Ciencias Médicas de México. Sin embargo, no ocurre así con las medicinas elaboradas por especialistas venezolanos.

Además, no podemos pasar por alto que cada reina de belleza venezolana que el mundo corona representa también un éxito de la medicina estética venezolana. Un área médica donde Venezuela aventaja ampliamente a Cuba.

En conclusión, suplantar el profesionalismo de los médicos de Venezuela con médicos de Cuba, es a todas luces desconocer el mayor prestigio internacional que tienen los galenos venezolanos sobre los cubanos.


Artículos relacionados:

- ¿Educación y salud gratis en Cuba?

- Interrogantes luego de 50 años de castrismo

- La internet en Cuba: Otro fracaso social

5 comentarios:

  1. Buenas noches.....mi apreciacion es que cada dia que pasa se incorporan nuevos medicos venezolanos a las misiones, por ejemplo, ya la Mision Milagro cuenta con un valioso equipo de oftalmologos venezolanos recorriendo el pais y ejerciendo una prestacion de servicio similar a la del medico cubano, vale decir, un servicio con CALIDAD Y CALIDEZ. Otro numero, aun mayor, de Odontologos estan esparcidos en toda la geografia nacional prestando sus servicios en la Mision Sonrisa. Esto quiere decir que la ecuacion progresivamente tiende a dar resultados positivos y nuestro sistema de salud paulatinamente ira reemplazando al personal cubano por personal venezolano. Esto no tiene nada que ver con reconocimientos, aunque estos sean meritorios, sino mas bien con la mistica, la etica, el desprendimiento y la responsabilidad del trabajo en equipo para solventar la queja y mejorar los indicadores de la salud poblacional....saludos a todos....Atte. Guillermo Melendez.

    ResponderEliminar
  2. Si los cubanos no tienen licencia para hacer operaciones a niños en Venezuela,entonces tampoco deberian atender a estos, ni siquiera colocar un yeso..tal es el caso de un familiar cercano, un niño de años, que sufrió una fisura, y fue llevado a un cdi, por no tratar bien el yeso, el hueso se consolido mal,..por lo que fue llevado amedicos venezolanos... No a la medicina cubana en Venezuela.. Alerta a los padres para que no dejen que atiendan a sus hijos estos medicos..,

    ResponderEliminar
  3. El El Dr. Fernandez Moran, ilustre Medico Zuliano, fundó el Instituto Venezolano de Investigaciones Neurológicas y Cerebrales (IVNIC) en abril del año 1954, como un ente gubernamental autónomo adscrito al Ministerio de Sanidad y Asistencia Social.

    El IVNIC (llamado IVIC desde 1959) fue sede de la Biblioteca Científica de Latinoamérica, del primer reactor nuclear y de investigaciones que colocaron a Venezuela en el panorama científico mundial, gracias a la labor e iniciativa del médico y su equipo.

    En 1958, tras desempeñar por apenas diez días el cargo de ministro de educación, Fernández-Morán viaja a los Estados Unidos para trabajar en el Massachusetts General Hospital de Boston y colaborar con el reconocido Instituto de Tecnología de Masschussets (MIT). En 1962, asumió el cargo de profesor de Biofísica en la Universidad de Chicago sin dejar de lado sus trabajos en el concepto de crio-microscopía electrónica, el uso de lentes superconductoras y el crio-ultramicrotomo.

    En 1985 viajó a Estocolmo, donde residió hasta su muerte, acaecida en 1999. Afortunadamente, sus contribuciones aún siguen siendo la base de numerosos estudios en medicina, biofísica, bioquímica, citobiología, criobiología, endocrinología, física de bajas temperaturas, genética, neurofisiología, ultraestructura celular y virología.

    Durante su carrera, Fernández-Morán fue galardonado en diversas ocasiones tanto en Venezuela, como en el exterior, por sus contribuciones con distinciones como el Sillón XXVI de la Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales de Venezuela, la designación en su honor del Departamento de Biología Estructural Humberto Fernández-Morán, la Orden del Libertador; Orden Francisco de Miranda, Grado de Comendador; Orden "Dr. Enrique Tejera París"; Profesor Honorario de la Universidad del Zulia; Orden y Título de Caballero de la Estrella Polar conferida por el Rey de Suecia; Medalla Claude Bernard de la Universidad de Montreal; Honoris Causa de la Universidad de Milton; Premio Médico del Año otorgado en Cambridge y un Reconocimiento Especial otorgado por la NASA con motivo del décimo aniversario del Programa Apolo.

    Un venezolano ilustre. Es así como puede definirse a este hombre de ciencia quien con sus aportes hizo de Venezuela, cuna de investigaciones que hoy día son referencia obligada para el desarrollo tecnológico mundial. Como este ilustre medico Venezolano hay cientos más en nuestro país para desarrollar el programa medico más ambicioso que se le pudiera ocurrir al gobierno y además de los médicos jóvenes venezolanos que pudieran participar en este programa para implementarlo. El punto es claro, el programa con Cuba es estrictamente político- estratégico para el gobierno de Chávez y presumo que esto sirve también para lavar los dólares que el gobierno le envía a Cuba y así extender el diabólico Suicidismo del siglo XXI.

    ResponderEliminar
  4. Baruj solo nacio aqui de ninguna manera se puede colocar como ejemplo de la medicina venezolana

    ResponderEliminar
  5. Incluso si no tomamos en cuenta al Dr. Benacerraf, el argumento permanece intacto. Los logros del Dr. Convit, la fama de la medicina estética venezolana, y el prestigio de especialistas graduados en Venezuela son puntos de comparación que dejan a Cuba muy atrás.

    ResponderEliminar

Advertencia: Los comentarios en este blog son revisados. Si te expresas con groserías o insultos tu comentario no será publicado.