sábado, 12 de enero de 2008

En busca de la República FARCista

Autores:
José Alberto López Rafaschieri y Luis Alberto López Rafaschieri

www.morochos.org

¿Por qué las FARC necesitan reconocimiento internacional?

Por definición, el Estado está compuesto por los siguientes elementos básicos: población, territorio, sistema jurídico, soberanía y reconocimiento de otros Estados.

En Colombia, la cruda realidad es que las organizaciones comunistas guerrilleras han logrado conseguir la mayoría de los elementos que necesitan para convertirse en un Estado. Una vez reunidos todos los componentes, estos grupos podrían transformarse en movimientos separatistas, que aspiren la formación de un Estado independiente.

Hasta ahora, las únicas piezas faltantes que necesitan las FARC son la soberanía y el reconocimiento internacional. El poder soberano, es actualmente disputado en armas contra el legítimo gobierno de Colombia. Y el reconocimiento internacional, aunque ha sido deseado por años, el día de ayer recibió un enorme impulso, cuando fue propuesto formalmente por el gobierno de Hugo Chávez, Presidente de Venezuela.

Chávez tiene experiencia legitimando Estados nacientes

Como se recordara, el Presidente Chávez fue el primer jefe de Estado en reconocer formalmente a la nación palestina como entidad soberana -recibió a su embajada en Caracas- y, con ello, inició el establecimiento definitivo del Estado palestino.

Sin embargo, uno de los obstáculos para Chávez y las FARC es que, a diferencia del caso de los guerrilleros en Colombia, en ese momento el Estado palestino ya era un objetivo abiertamente discutido por la comunidad internacional que, aunque veía con muy malos ojos a organizaciones como el Hamas, no tenía la misma percepción del resto de los habitantes de Palestina.

Fue siempre un sueño de Castro

Chávez sabe que uno de los anhelos más preciados de Fidel Castro, era ver a Colombia bajo una dictadura comunista controlada por Cuba. Y el gobierno venezolano no tiene ningún recato en ocultar su deseo, de hacer realidad esta pesadilla. El día de ayer, Chávez dijo ante la Asamblea Nacional que los chavistas debían retomar el ideal de unificar a Colombia y Venezuela en una sola nación. Más tarde, su Ministro Rodríguez Chacín dijo, ante los medios de comunicación, que nadie podía negar que las FARC tienen territorio, población, sistema de impuestos y capacidad coercitiva, como si hubiera querido dar a entender, que las FARC tienen las características de un Estado en formación.

El extremismo internacional podría colaborar

Ante el proyecto de creación de un nuevo Estado en Colombia, controlado por las FARC y apoyado por Venezuela, algunos actores internacionales, aliados de Chávez, podrían prestarse para el reconocimiento de la naciente entidad política.

Entre ellos -teóricamente- estarían los regímenes de Irán, Palestina, Cuba, Bolivia, Ecuador, Nicaragua, Siria, Corea del Norte y cualquier otra nación que esté gobernada por dirigentes enemigos de las democracias occidentales.

De igual manera, grupos como el Hezbollah de Líbano, la ETA de España y el narcotráfico internacional, darían toda su ayuda a semejante planteamiento.

Este escenario, en donde hay varios actores dispuestos a reconocer al nuevo Estado, permitiría que la República farcista habrá sus primeras embajadas en naciones extranjeras y firme acuerdos con otros países.

Sólo faltaría obtener la soberanía para el Estado FARCista

Ante esta victoria política de las FARC, que cuenta hoy con la disposición del gobierno de Chávez para el reconocimiento de un nuevo Estado en Colombia, únicamente restaría dar una solución definitiva a la disputa territorial con el Estado Colombiano.

Si los colombianos pierden la soberanía del territorio ante este grupo rebelde, se completarían todas las condiciones para que hablemos propiamente de un Estado de las FARC.

Por el momento, Chávez ha proporcionado toda su ayuda para que los guerrilleros cuenten con la legitimidad internacional indispensable para la creación de su Estado independiente. Pero el tiempo nos dirá, si Chávez estará también dispuesto a participar en la búsqueda de la soberanía para el Estado farcista, favoreciendo a los ejércitos rebeldes con armas y presión diplomática.


Artículos relacionados:

- El Neocastrismo

- El proceso de paz en Colombia

- La guerrilla colombiana y el crimen en Venezuela

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Advertencia: Comentarios moderados. Si te expresas con groserías o insultos, tu comentario no será publicado.