sábado, 26 de enero de 2008

Dengue y malaria proliferan gracias a la ineficiencia del chavismo

Autores:
Luis Alberto López Rafaschieri y José Alberto López Rafaschieri

www.morochos.org

En Venezuela, enfermedades como la malaria y el dengue habían sido controladas por los gobiernos anteriores. Pero, durante los nueve años que lleva en la Presidencia el Teniente Coronel Hugo Chávez, este tipo de padecimientos se han salido de los baúles del pasado para dispersar más sufrimiento sobre los venezolanos.

El gobierno nos ha querido vender la versión que afirma que los Estados Unidos han implantado virus artificiales en el territorio venezolano, nuevamente sin presentar ninguna prueba de lo que sostienen. Chávez nunca ha tenido el valor de asumir que la desidia de su régimen –también en materia de salud- es el único factor responsable del florecimiento de enfermedades que ya no eran una amenaza en nuestro país.

En 2007 las cifras sobrepasaron al gobierno

Durante el año pasado, según las cifras del gobierno, se registraron en Venezuela 80.646 casos de dengue. Esto representa un incremento de 91,9 por ciento, si lo comparamos con el año 2006, en donde hubo 42.090 casos registrados.

De todos los contagios contabilizados el año pasado, 6.461 fueron hemorrágicos –una versión más letal que el dengue clásico-. En cambio, en 2006 hubo 2.690 casos de este tipo de dengue. Así que de 2006 a 2007, el número de casos de dengue hemorrágico se incrementó en 140%.

En cuanto a la malaria, ésta aumentó su presencia en el territorio nacional en 13,6%. Totalizando 41.570 casos en el año 2007 y 36.595 casos en 2006.

Los datos de 2000 a 2006 ya eran preocupantes, pero la indolencia e incapacidad del gobierno nacional hizo, y hace, que estas enfermedades continúen su auge.

Puedes hacer clic en la imagen para agrandarla

No saber escuchar

Tanto el dengue como la malaria, son enfermedades transmitidas por zancudos. Por lo tanto, cualquier gobierno que pretenda erradicarlas debe procurar constantes políticas de salud que mantengan bajo control la reproducción de estos insectos. Por otra parte, es indispensable que los establecimientos en donde se presten servicios sanitarios al público, estén dotados con las vacunas y medicinas necesarias para atender estos padecimientos.

Venezuela es un país tropical que siempre estará amenazado por enfermedades como el dengue y la malaria. Esta realidad también obliga a que los gobiernos nacionales destinen parte de su presupuesto al desarrollo de nuevas vacunas.

Estas son las principales recomendaciones que organismos como la Organización Mundial de la Salud ofrecen para los países azotados por enfermedades como el dengue y la malaria. Lamentablemente, la desidia del gobierno en materia de salud, ha dejado que estos problemas se multipliquen. Los comunistas venezolanos, en lugar de estar resolviendo los problemas reales del pueblo, se dedican a aprobar leyes como el reconocimiento beligerante de las FARC.

El Colegio de Médicos y otras organizaciones no gubernamentales vienen advirtiendo el problema desde hace años, sin embargo, en la Venezuela chavista el gobierno solamente sirve para escuchar los halagos de funcionarios mediocres, mientras persigue a quienes se atrevan a proponer soluciones reales.

¿Por qué es responsable el gobierno nacional?

Como el dengue y la malaria han venido en aumento desproporcionado desde que Chávez está en el poder, la deducción lógica es que el Ejecutivo Nacional, autoridad encargada del diseño y ejecución de políticas nacionales en materia de salud, no ha hecho bien su trabajo.

Si el Presidente Chávez, en lugar de malversar los recursos de nuestro país, financiando a gobiernos y grupos antidemocráticos del mundo, se dedicara a ejecutar eficientes políticas de salud en Venezuela: como controlar la población de zancudos, crear campañas de vacunación y financiando a las universidades para el desarrollo de nuevos métodos en la lucha contra las enfermedades tropicales, el dengue y la malaria no atormentarían a los venezolanos.

¿Este es el proyecto “social” que deben imitar otros países?

Durante estos nueve años, el Presidente Chávez nos ha demostrado que el socialismo del siglo XXI es un fracaso en todos los aspectos: política, cultura, seguridad, economía, diplomacia, humanidad, emigración, libertad, ciencia y ahora también en materia de salud.

El proyecto político que conduce Chávez no ha resuelto, ni mejorado, ninguno de los problemas de Venezuela. Al contrario, su incapacidad para resolver los asuntos críticos de un país como el nuestro, demuestran una vez más que el sistema democrático es más conveniente para América Latina.

El autoritarismo populista de Hugo Chávez es una cadena de desaciertos. En la teoría, propone acabar con la democracia para instaurar una dictadura comunista. Y en la práctica, no tiene resultados palpables.

Artículos relacionados:

- El modelo de desarrollo para América Latina

- El poder es una responsabilidad

- Muchos proyectos, pocos resultados

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Advertencia: Comentarios moderados. Si te expresas con groserías o insultos, tu comentario no será publicado.