martes, 4 de septiembre de 2007

El proceso de paz en Colombia

Autores:
Luis Alberto López Rafaschieri y José Alberto López Rafaschieri

www.morochos.org

Lo primero que debemos mencionar sobre este proceso, es que la ausencia de paz en el territorio colombiano se debe a la beligerancia sostenida entre el Estado colombiano y los grupos paramilitares ilegales. Estos últimos se dividen en dos grupos: Uno de ellos está compuesto por los guerrilleros de las FARC y el ELN, quienes aspiran derrocar al actual sistema político colombiano para implantar un nuevo orden –ambos grupos son simpatizantes del comunismo y desde sus inicios tienen fuertes vínculos con el régimen cubano de Fidel Castro-

El otro grupo lo integran los llamados “paramilitares”, milicias armadas por terratenientes colombianos como forma de frenar el avance de los guerrilleros, debido a la incapacidad de la clase política colombiana de dar soluciones definitivas a este problema que lleva más de cuatro décadas.

Estrategia del actual gobierno colombiano

El presidente Álvaro Uribe, desde su llegada al poder, ha propuesto una estrategia compuesta de dos elementos básicos. Por una parte, está la desmovilización de los paramilitares de sus posiciones de combate, para insertarlos en la vida ciudadana. Por la otra, esta la posición de línea dura de no ceder a ninguna de las condiciones propuestas por la guerrilla para negociar. –El padre del presidente Uribe fue asesinado cuando fue secuestro por los grupos socialistas armados de Colombia-

Algunos han aceptado la propuesta de la desmovilización paramilitar, que incluye el indulto por los delitos cometidos –secuestro, narcotráfico, asesinato- bajo la condición de abandonar las armas y confiscación de activos, para reparar los daños a las victimas de sus enfrentamientos con la guerrilla.

Esta estrategia busca sacar del conflicto a una de las partes, lo que permitiría manejar un escenario más reducido, donde el Estado tenga que lidiar únicamente con las FARC y el ELN.

Pero las cosas se han complicado, porque la Corte Suprema de Justicia de Colombia no acepta esta propuesta de Uribe y sostiene que los paramilitares deben pagar por sus crímenes –Según la Corte no aplica el indulto porque hay crímenes de sedición contra el Estado- Además, los paramilitares no han sido transparentes en sus declaraciones de bienes, por lo que han surgido denuncias de ocultamiento y fraude en todo el proceso.

Este enfrentamiento del Poder Ejecutivo colombiano contra el Poder Judicial, la falta de cooperación y corrupción en la confiscación de activos, y los pocos resultados de las negociaciones, terminarán regresando las cosas al punto de partida, con los paramilitares retomando sus armas y llevando a cabo nuevos programas de alistamiento. La estrategia de desmovilización paramilitar del gobierno colombiano está condenada.

Sin embargo, la estrategia de línea dura contra los guerrilleros goza de gran apoyo popular, ya que, en materia de seguridad, ha tenido los mejores resultados para Colombia en los últimos años. A pesar de que implica fuertes costos en vidas y derechos humanos.

Las FARC y el ELN

Recientemente, el gobierno de Uribe propuso un mecanismo de intercambio de prisioneros que promueva la paz y la colaboración mutua –por presión de Francia- Esta propuesta no apetece en nada a los líderes de estas organizaciones ni al gobierno colombiano.

Cuando el gobierno de Colombia liberó a Rodrigo Granda, lo hizo bajo la condición de que las FARC liberaran a la excandidata presidencial Ingrid Betancourt. Desde su liberación, Granda protestó y los líderes de las FARC expresaron su desacuerdo con estas medidas.

Lo que las FARC quieren no es intercambio de prisioneros, ellos aspiran una zona de distensión dentro del territorio colombiano, cuya extensión se calcula equivalente a la de la ciudad de New York.

Esta propuesta de las FARC no agrada al gobierno, así que por este lado un acuerdo de paz es sumamente improbable.

Papel de Estados Unidos

Estados Unidos puso sus esperanzas en el gobierno de Uribe para avanzar en este conflicto. Se le proporcionó ayuda adicional para rearmar al ejercito, apoyo político a sus propuestas y hasta se firmó un acuerdo bilateral de libre comercio que fortaleciera la economía colombiana y ayudara a crear un ambiente de paz.

Los años han pasado y los resultados no llegan. Los políticos de Washington han comenzado a perder la paciencia, por lo que Estados Unidos, muy probablemente, recortará la ayuda militar al gobierno de Uribe. Para empeorar las cosas, la ratificación del acuerdo de libre comercio con Colombia, por parte de Estados Unidos, también luce poco probable. Será una manera de castigar su mala gestión y falta de resultados para la solución del conflicto. Una de las cosas que más incomoda a los políticos norteamericanos, son los vínculos de muchos de los representantes del alto gobierno de Uribe con la dirigencia paramilitar, grupo al que ellos consideran terrorista y narcotraficante –la misma valoración que dan a las FARC y al ELN-

Francia

La excandidata presidencial Ingrid Betancourt tiene doble nacionalidad, colombiana y francesa. El actual gobierno de Francia fue uno de los que presionó a Uribe para la liberación de Granda a cambio de Betancourt.

Francia está actuando como un actor que quiere puntualmente la liberación de uno de sus ciudadanos, lo que lleva a que su gobierno esté presionando al colombiano para buscar un intercambio de prisioneros.

El gobierno francés fue el de la idea de liberar a Granda y de incluir al presidente de Venezuela en el conflicto.

Venezuela

El actual gobierno venezolano se ha propuesto, desde 1999, como mediador en el conflicto colombiano. La militancia de los líderes del gobierno de Venezuela en el movimiento neocastrista internacional, lleva a que las FARC y el ELN tengan un alto aprecio por la participación venezolana –Las FARC pertenecen, al igual que el partido del gobierno del actual presidente de la República de Venezuela, al llamado Foro de Sao Paulo-

No obstante, el actual gobierno de Venezuela ha sido acusado por Estados Unidos y oficiales colombianos de apoyar a las guerrillas izquierdistas colombianas con financiamiento, armas y zonas de repliegue dentro del territorio venezolano.

Por ende, el gobierno venezolano no goza de prestigio entre las clases políticas colombianas, a quienes los dirigentes venezolanos de la actual administración acusan de oligarcas y hay videos de participaciones oficiales venezolanas en actos de oposición al gobierno de Uribe.

La invitación a que el gobierno venezolano participe se debe más a la presión de Francia y a cesiones que hace el gobierno de Uribe a las peticiones de los familiares de los secuestrados para tratar de utilizar el prestigio, ante las FARC y el ELN, de los socialistas venezolanos.

El papel del Presidente venezolano en este proceso de paz no es más que un papel de extra, inflado por los medios de comunicación y por él mismo.

Cuba

Cuba, como sede principal de influencia para América Latina del castrismo (revolución guerrillera, luego comunismo cubano) y el neocastrismo (alcanzar el poder democráticamente para luego implantar el comunismo cubano) es el centro de toma de decisiones del actual gobierno venezolano y de los grupos guerrilleros de las FARC y el ELN. La Habana se ha prestado varias veces como espacio de negociaciones entre estos grupos y el gobierno colombiano.

Los medios de comunicación han colocado mal su radar al prestar tanta atención a la postura del gobierno venezolano para el proceso de paz colombiano. La dirigencia cubana es quien tiene mucho que decir en todo esto. Pero los políticos antillanos han sido sumamente hábiles en no participar del show mediático y de cuidar sus declaraciones. Fidel Castro, el máximo líder y la figura más relevante del castrismo y el neocastrismo, siempre ha sabido mantener una imagen pública de imparcialidad frente a este conflicto. Pero fue Castro quien entrenó al cubano Fabio Vásquez Castaño para fundar el ELN e iniciar la actividad guerrillera revolucionaria en Colombia en 1964.

¿Habrá paz en Colombia?

Los últimos acontecimientos, a nuestro modo de ver las cosas, no significan cambios para bien en el conflicto colombiano. El interés de Francia es puntual y de muy corto plazo: liberar a la ciudadana franco-colombiana Ingrid Betancourt.

Una vez liberados los secuestrados –si así ocurre- la guerra continuará porque los dos intereses involucrados en la confrontación siguen vigentes. En una esquina está el neocastrismo, cuyo objetivo último en Colombia es derrocar al régimen democrático para establecer en ese país una dictadura comunista dirigida desde La Habana. Para esto cuentan con el respaldo de los socialistas radicales de toda la región y del narcotráfico internacional que hace negocios con los guerrilleros. En la otra esquina está el pueblo democrático colombiano, interesado en mantener la democracia a cualquier costo.

Ambas partes están enfrascadas en la confrontación en vista de que los dos bandos son liderados por la línea dura de las dos facciones encontradas.

La paz en Colombia, por ahora, sigue siendo un largo camino por recorrer. Lamentablemente, en el corto plazo, en Colombia se vislumbra una guerra más intensa con grandes costos humanos y materiales.

Artículos relacionados:

- La ética militar es antagónica al comunismo

- El Neocastrismo

13 comentarios:

  1. Esta muy buena esta publicacion....Exitos....

    ResponderEliminar
  2. soy un estudiante de drecho y para mi este ha sido el mejor articulo visto en mucho tiempo.

    muy completo

    ResponderEliminar
  3. soy un estudiante de 5 y esta informacion me sirvia muchisimo

    ResponderEliminar
  4. es muy bueno este articulo, es pequeño pero tiene bastante informacion, ...

    ResponderEliminar
  5. Esta informacion esta bueno pero le falta mucha mas informacion... pero felicidades...

    ResponderEliminar
  6. Soy una niña de 4° grado, este artículo es muy claro y me ayudo mucho para preparar una exposición para español acerca de este tema. GRACIAS.

    ResponderEliminar
  7. esta pagina es muy buena se la recomiendo me ayudo a aclarar dudas gracias...

    ResponderEliminar
  8. pff se nota la postura derechista, ni siquiera sabe diferenciar entre paramilitares y guerrilleros, y le deja toda la responsabilidad a las guerillas, como si la gente se armara por gusto y el estado colombiano fuera perfecto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. lo apoyo en cuanto a la diferenciacion entre paramilitares y guerrilleros

      Eliminar
  9. ¿Según tu opinión si alguien es derechista entonces su opinión carece de importancia? He ahí uno de los postulados anti-democráticos del comunismo que acabaron con esa ideología en casi todo el planeta... Señor, es legal que en el mundo civilizado, es decir no en Cuba, por citar un ejemplo, la gente profese la filosofía política que mejor le parezca, sea de izquierda o derecha. Aquí nadie ha dicho que el Estado colombiano sea perfecto, pero eso tampoco justifica el narco-terrorismo de las FARC y el ELN, ni el de ningún otro grupo armado.

    Claro que queremos cambios en Colombia en muchos aspectos, mas tenga en cuenta que uno de ellos es el fin de la lucha guerrillera que ha traído tanto sufrimiento a gente inocente.

    ResponderEliminar
  10. me parece una chimba lo q dice
    pa q pero es un escrito bien completo
    cuenta todo como me imagino q fue
    pa q pero se fajaron con ese escrito

    ResponderEliminar
  11. ES IMPORTANTE CONOCER QUE MUCHOS DE LOS CRIMENES CONTRA LA POBLACION CIVIL HAN SIDO PERPETRADOS POR AJENTES DEL GOBIERNO PERO ESO NO NOS ASUSTA SOLO NOS DA MIEDO CUANDO ENCIONAN LAS FARC QUE PASA

    ResponderEliminar
  12. no creo en la paz ya que el estado le roba al campesino por eso y mucho mas que viva la revolucion

    ResponderEliminar

Advertencia: Los comentarios en este blog son revisados. Si te expresas con groserías o insultos tu comentario no será publicado.